jueves, 28 de octubre de 2010

Y ¿QUIÉN AVENTÓ A JUAN ESCUTIA?


  • Nuestra memoria histórica está conformada por una serie de mitos y leyendas.

  • OBJETIVO: Afianzar sentimientos nacionalistas de orgullo hacia nuestro país y aquellos individuos que lo forjaron con entusiasmo, entrega y hasta heroicidad, sin importarles nada, incluso perder la vida, con tal de servir, defender o beneficiar a la nación.

  • LOS USOS DE LA HISTORIA: La investigación histórica no sólo se ocupa en explicar los procesos, acontecimientos y personajes del pasado, también puede esclarecer como estos elementos se convierten en símbolos ideológicos, explicativos e identitarios, contribuye a dilucidar las razones que aclaran la creación de estos emblemas.
  • El nacionalismo es el ejemplo clásico de una cultura de la identidad que esta anclada en el pasado por medio de mitos disfrazados de historia, en la conformación de México como nación, la historiografía también tuvo un papel importante en la implantación del imaginario social y de la memoria histórica.


  • La historiografía también contribuyó al los recuerdos de la invasión norteamericana (1846-1848), de José María Roa Barcena; las memorias del coronel Manuel Balbotín, lo mismo que textos de Sostenes Rocha, Heriberto Frías, así como la obra México a través de los siglos,  que perturbaron esta nueva memoria.

  • Descripción de la escena deliberante: Uno de los cadetes, Juan Escutia de quien no se ha podido comprobar su inscripción como cadete del Colegio ni su actuación en el evento del 13 de septiembre y si en cambio se cuestiona su existencia, ya herido y conocedor del inevitable triunfo enemigo, corrió hacia la bandera mexicana y , para impedir que se convirtiera en botín del invasor, se envolvía en ella y se lanza al vació estrellándose en las rocas de patrimonio.

  • Morir por la patria. Tan noble honor provocó, en un principio, una disputa acerca del personaje que realizó la acción. Lo cierto es que, en la realidad, los norteamericanos tomaron el castillo y sus banderas, las cuales se llevaron como trofeos de guerra a su país.
  • Hasta este momento, no se tiene el nombre del primer autor material que aventó a Juan Escutia de manera inmisericorde hacia las laderas del cerro. La muerte de Juan Escutia fue un crimen de Estado realizada para perpetrar nuestro nacionalismo y a nuestras instituciones. Como los magnicidios recientes, la muerte del cadete se realizó con premeditación, alevosía y ventaja en aras del bien nacional. Y ¡Que la patria les premie sus sacrificios!.













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada